Acerca de las reacciones curativas y el MMS ( Colombia)


TRANSCRIBO UN CORREO QUE LLEGO HOY ( 05/08/2013 ) A NUESTRAS MANOS DE UNA PERSONA QUE ESTA LLEVANDO SALUD A MUCHOS COLOMBIANOS CON EL MMS. Sus comentarios acerca de su experiencia PRACTICA y como reaccionan las personas a las reacciones curativas del MMS:

Apreciad@ herman@, espero que las aclaraciones planteadas disipen sus dudas acerca de las reacciones curativas. Para ello continuo presentando otras experiencias.

Recuerdo un caso de disfonía tratado con uroterapia. La huésped me manifestó que se había quemado la garganta con las gárgaras de orina, ante lo cual expresé que eso no era posible, Le solicité que recordara qué cenó la noche anterior: galletas integrales, un café con leche (sobre esta hablaremos en otra entrega) y queso. Le solicité que buscara la causa en la leche. Cambió de proveedor y ya no sufrió nuevas quemaduras. Algunos proveedores de leche de cantina emplean formol para su conservación, lo cual explica el porqué de las quemaduras con los gargarismos. No hay que culpar a la orina o al MMS sino  buscar en nuestra alimentación lo que nos afecta y que la solución purificadora siempre tratará de eliminar. Su naturaleza es limpiar lo que es nocivo.

Con las terapias alternativas, como uroterapia, MMS, ayunos, ortigaciones, y baños de vapor, entre otros, he encontrado la aparición de diferentes reacciones en el proceso de erradicación de la enfermedad activa o latente: diarrea, hongos, sensación de náuseas, dolores agudos, picadas internas o externas, ardor de estómago, presencia de legañas con pus en los ojos, como unos corrientazos, gripas fuertes, expulsión continuada de flemas, etc, dependiendo de la patología que solo había sido calmada con procedimientos médicos anteriores.

Lamentablemente algunos de las personas tratadas han desistido del proceso de limpieza por las reacciones curativas que se presentan y acuden nuevamente a los tratamientos convencionales para “hacer desaparecer” los síntomas reactivos y disfrutar de una salud aparente, puesto que para bien de la enfermedad ha sido detenido el proceso de eliminación permitiéndole seguir degradando los tejidos que la alimentan y manifestarse posteriormente más agresiva.

Otros, como los casos de quienes nos hemos recuperado notablemente de las afecciones oculares, soportamos el ardor que causa la aplicación de la solución oftalmológica y continuamos con el proceso de limpieza tanto interno como externo. De esta manera se logró la desaparición de una conjuntivitis crónica incurable durante cinco años de afectación, en unos doce días de aplicación de la solución oftalmológica con MMS; en unos veinte días de limpieza la cancelación de una cirugía de cataratas buscada durante un año; la mejoría en caso de glaucoma (la señora tendrá un nuevo control en tres meses) con un mes de limpieza; la suspensión de una cirugía para colocación de pesas en el párpado para poder cerrarlo (el especialista determinó que se puede corregir mediante ejercicios); la recuperación de agudeza visual de un señor que usa lentes de gran aumento (ahora no los necesita para ver televisión). También he encontrado reportes de mejoría de agudeza visual sólo con la limpieza interna, confirmando la teoría pachuna de la recuperación de la visión: “Si limpiamos los tejidos que aparecen afectados en el diagnóstico iridológico (aplicación interna de MMS) y desempañamos los lentes naturales (solución oftalmológica de MMS) la visión se recuperará en alto porcentaje”. Con la Providencia Divina y los ejercicios adecuados el iris recobrará su elasticidad y por tanto la pupila (reguladora del paso de luz a la retina) su capacidad de contracción para ampliar la profundidad de campo (recuperación del efecto fotomotor). Confío en una recuperación plena mediante los ejercicios adecuados, el cambio de estilo de vida y sincronía con la teoría pachuna de la sanación. No sobra aclarar que, como MMS es una sustancia viva que encuentra las zonas susceptibles de limpieza, en ninguno de los casos mencionados se requirió el diagnóstico por iridología ni conocer el nombre específico de la dolencia.

Lo más complicado es lograr hacer entender, a quienes sufren las reacciones curativas, que estos procesos de eliminación son un indicador de la efectividad del tratacierto. La señora Flor, quien sufre de cirrosis hepática, fue sometida a un procedimiento de lavado abdominal quirúrgico el 6 de mayo de 2012, suspendió la ingesta de MMS por ardor de estómago al tomarla. La principal oposición es de su esposo, quien argumenta que sus médicos le prohibieron tomar cualquier medicamento y que debía tomar leche para nutrirse. Les comenté que su organismo está acidificado y por consiguiente los lácteos incrementan la acidez (recordó que en la dieta recomendada hace más de un año no figuraban los lácteos). Además, les argumente qué MMS no es un medicamento sino un potente limpiador de los fluidos del cuerpo y por tanto era la única opción de vida que tenía para su luchar contra la patología que la destruye. Sus médicos tienen razón al no formularle ningún medicamento porque no conocen el agente patógeno que la está consumiendo y por tanto el principio activo para contrarrestarlo (está esperando el fallo de tutela para que la EPS le realice un examen especializado en Bogotá y los galenos puedan determinar el procedimiento a seguir).  Mientras tanto decidió continuar con MMS así le ardiera el estómago (cuando se desinfecta una herida se siente ardor). Unos tres o cuatro días después manifiesta que el ardor va desapareciendo. Con la Providencia Divina esperamos que cuando por fin logre que le practiquen su examen las dolencias hayan desaparecido. Les compartiré oportunamente la feliz noticia.

Otra amiga, afectada por un endurecimiento intramuscular, suspendió MMS por sentir náuseas al tomarlo, a pesar que unos días antes su uso le permitió “comer de todo” en un viaje que realizó a PANACA (cosa que antes no podía hacer). El problema principal en estos casos es la creencia que formamos a través de las consultas en internet y que terminan por agravar la molestia, es decir que aplicamos el poder de la intención pero de una forma autodestructiva. Además del consumo de lo que le ha servido a otros que no necesariamente nos sirve a nosotros.

Este caso y los de otros amigos que han sentido también náuseas me lleva a comprobar que esto se presenta cuando hay presencia de hongos en el organismo. Una dama que se había curado de hongos hacía unos treinta años sufrió un brote de estos en su cuerpo cuando inició la limpieza con MMS; a pesar de ello continuó con su terapia y unos cuatro o cinco días desaparecieron los hongos de su piel. Un amigo que también se quejaba de esa sensación molesta de náuseas al ingerir MMS (Master Mineral Solution) me comentó que toda la vida ha sufrido de hongos; como él conoce de estas reacciones curativas en terapias naturales va a continuar con la limpieza orgánica.

Definitivamente los hongos nocivos para nuestro organismo son enemigos de cuidado por su capacidad de “manipularnos a través del hígado”, (Andreas Kalcker, científico escéptico), logrando que este se contacte con el cerebro para recibir su ración de azúcares como chocolatinas, gaseosas, pan y harinas refinadas,…; acidificantes y fermentos como los lácteos y el alcohol; altos niveles de grasas, sal, condimentos o azúcares y numerosos aditivos alimentarios en las comidas rápidas, http://es.wikipedia.org/wiki/Comida_basura, entre otros; la presencia de hongos es precursora del endurecimiento de tejidos. Hablando con mi amiga tuve la intuición que las reacciones que incomodan al organismo en el proceso de limpieza con MMS pueden ser el mecanismo de defensa de los hongos y las enfermedades para que su huésped abandone la terapia que los está acabando. Espero que mi amiga reinicie su limpieza orgánica para que con la misericordia Divina supere su anomalía y poderles compartir la buena nueva.

También recibí información  de una entusiasta y convencía usuaria de MMS que en días pasados sintió un dolor como de parto, a pesar de lo cual continuó la limpieza, y ahora desaparecieron sus cólicos menstruales. Espero en futuras entregas compartirles la continuación de su bienestar. Los resultados obtenidos la motivaron para emplear la solución limpiadora con sus padres y unas amigas que le han preguntado por los cambios experimentados en su salud.

Recuerdo que en el amigo que sufría de convulsiones, me comentó su señora madre, hace cerca de dos meses desaparecieron estos episodios. Aquí me tocó romper las creencias que ella tenía derivadas de los conceptos médicos que afectaban el proceso de recuperación (tuve la necesidad de solicitarle una autorización de su puño y letra, debidamente firmada, para suministrarle a su hijo el agua purificadora preparada con MMS). Esta agüita le permitió estar hospitalizado unos ocho días en un piso donde había pacientes con tuberculosis y otras afecciones respiratorias graves, cuando los exámenes de laboratorio mostraban una baja notoria de sus defensas y no había garantía para su vida; por esto le dieron salida… regresó por sus propios medios a su hogar después de una caminata aproximada de 1 km por una carretera que haciendo el mismo recorrido me generó cansancio y agitación respiratoria, … y no me considero flojo para caminar.

Estas experiencias las comparto para que entiendan que los procesos curativos implican un sacrifico de nuestra parte a través del dolor, que será más leve dependiendo de la afectación a que hemos llevado nuestros tejidos, con el fin sanar nuestro cuerpo. Pretendemos volver a la normalidad, sin ningún sacrificio, después de toda una vida de agresiones físicas, mentales y emocionales contra nuestro propio ser y el de los demás lo que ha ocasionado nuestro debilitamiento tisular; como bien lo expresa la afirmación “no hay enfermedades sino cuerpos enfermos”.

Creo que el apartado de testiciertos ha quedado comprendido en las anteriores experiencias y por tanto aprovecho para un comentario final acerca de las creencias que mencioné anteriormente y justamente pensando en el ardor que produce esta terapia en las personas que padecen afecciones del tracto gastrointestinal: acidez, indigestión, gastritis, gastralgia, úlcera péptica y  colon irritable, entre otras. En términos sencillos son peladuras, heridas, ulceraciones, mucosas y tejidos lacerados, en diferentes grados de afectación en las cuales habitan hongos y bacterias que impiden su cicatrización y por ende su curación si estos no son destruidos.

La creencia generalizada es que estas personas no deben consumir cítricos, afirmada por los propios médicos y especialistas. Las experiencias, que demuestran lo contrario, me llevan a preguntarme por el origen de ésta: ¿nuestros especialistas nos tienen consideración y nos prohíben los cítricos para que no nos causen ardor? ¿ignoran que las frutas ácidas producen reacciones alcalinas en el organismo? ¿los laboratorios fabricantes de antiácidos han sido cuidadosos de fortalecer esta creencia a través de los visitadores médicos para preservar sus clientes? ¿será que una cura con cítricos, bien dirigida, soluciona gran parte de estas afecciones? ¿usted qué cree? ¿si usted padece de estas afecciones sería capaz de ir en contra de Vicente? (para los más jóvenes, Vicente va para donde va toda la gente)

Cuando era niño contraje una infección en los pies que me impedía usar medias y prácticamente caminar, los espacios entre los dedos estaban rotos y las heridas supuraban; mi madre y mis tíos decían que eran sabañones (ahora creo que podían ser hongos). No funcionaban ni el alcohol, ni los ungüentos. Una de mis tías dijo que había un remedio que me curaba y pusieron manos a la obra. Calentaron un limón en la estufa, me agarraron entre dos o tres, partieron el limón y me frotaron fuertemente las zonas afectadas. ¡Fui a la otra vida y volví! Al día siguiente les pedí que me dejaran a mi mismo aplicarme el tratacierto. A los tres días estaba jugando fútbol a pie limpio. El remedio casero funcionó.

Para terminar les comparto mi convicción de que si no funcionan completamente el MMS y el MMS2 nos toca acudir a la humilde uroterapia, vilipendiada por la ignorancia y la creencia de la mayoría de los especialistas y el común de la gente… “los problemas de código se resuelven con código”. Hoy, justamente con el recuerdo de mi tocayo don Francisco Galeano, recibí un testicierto acerca de la curación mediante la uroterapia de desarreglos en el funcionamiento de la tiroides que unas veces se comportaba como hipertiroidismo y otras como hipotiroidismo en la misma persona. Sólo tomó una o dos veces los medicamentos formulados por el especialista. Los controles posteriores han arrojado normalidad en los exámenes de T3, de T4 y THS.

            Si estos procesos no son suficientes hay que buscar la causa en los niveles mental, emocional y espiritual, en algunos casos en las esferas del más allá que están más acá de lo que pensamos y pueden influir así no lo creamos.

Fraternalmente,

Francisco Antonio España García

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aspectos cientificos, MMS en latinoamerica y españa, Protocolos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Acerca de las reacciones curativas y el MMS ( Colombia)

  1. Jorge Godoy dijo:

    Comparto lo descrito con mis experiencias como terapeuta en medicina natural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s